Ya hemos establecido establecido lazos con algunas empresas benefactoras interesadas por nuestro proyecto, sin las cuales no habríamos podido empezarlo.

Deseamos agradecérselo.

También nos hemos entrevistado con muchos responsables de los Ayuntamientos de las ciudades y municipios implicados en nuestro proyecto, así como de los Consejos Generales de las Landas, de los Pirineos Atlánticos y del Alto Pirineo, y también del Comité Regional de Itinerarios Pedestres. Les estamos agradecidos por la aceptación, disponibilidad, consejos y asesoramiento técnico que nos han tenido la amabilidad de proporcionarnos.

Por otra parte, también nos hemos entrevistado con los representantes eclesiásticos de los departamentos previamente mencionados. Les estamos agradecidos por el interés mostrado por este proyecto. Sus consejos e información nos han permitido definir un itinerario muy rico en el aspecto histórico y religioso. Muy especialmente por lo que se refiere a las ciudades de Lescar, Lestelle-Bétharram, y por supuesto a la de Lurdes. La etapa final de esta Vía de Lurdes permitirá a los que lo deseen recorrer este camino respetando las tradiciones de los itinerarios de peregrinaje.

Estamos muy agradecidos finalmente a los numerosos interlocutores anónimos ya entrevistados durante nuestros desplazamientos por su cálida acogida, y por las numerosas informaciones prácticas o históricas que nos han proporcionado.